Ir al contenido principal

EL INMORTAL ROA BASTOS

EL INMORTAL ROA BASTOS


Comenzó la celebración del centenario de uno de los más importantes escritores latinoamericanos del siglo 20, nuestro compatriota Augusto Antonio Roa Bastos que nos enorgulleció profundamente con el galardón “Miguel de Cervantes” que obtuvo en el año  1989,  el premio más prestigioso de toda la literatura española.  Con este motivo están programados diversos actos conmemorativos que seguirán sucediéndose para contarnos la historia, la vida y la lucha de un hombre que sufrió en carne propia el dolor del destierro pero que a pesar de todo ello nunca se alejó demasiado de la tierra de su infancia y de su juventud,  ligazón y cercanía que le permitieron encarnar la historia heroica de su pueblo dejando constancia de esa vinculación y vivencia en sus numerosas obras literarias. La personalidad de este escritor compatriota trasciende nuestra frontera y se le recordará también con motivo de este su centenario en Santo Domingo (República Dominicana) Brasil, Argentina y España, según lo ha confirmado el señor Antonio Carmona, Presidente de la Fundación Roa Bastos. Sin duda su obra cumbre es “Yo, el supremo” que se basa en la vida de José Gaspar Rodríguez de Francia, y abarca más de 100 años de la historia del Paraguay.  En la página Web de “Armazón.Com” señala que “Yo, el supremo” de Roa Bastos, constituye casi un género dentro de la narrativa hispanoamericana que podría llamarse la “novela del Dictador” junto a otros títulos como “El otoño del Patriarca” de García Márquez o “El Señor Presidente” del guatemalteco Miguel Angel Asturias. La mencionada página sigue diciendo: “Obra de expansión, tejida con materiales de mil fuentes, flotante en un juego maestro de intertextualidad, que sostiene increíblemente la tensión narrativa de la primera a la última página. La conjunción del componente indígena guaraní con el castellano, junto a la asimilación de los recursos de la narrativa más moderna, están en la raíz de esta quizá-novela que Alejo Carpentier calificó de “Obra Maestra” Esta conmemoración debería permitirnos que los paraguayos, que la ciudadanía en general nos apropiemos  acabadamente de las obras y la personalidad de este compatriota que hasta ahora el único que fue premiado con el galardón más distinguido de la literatura hispanoamericana.  En ese sentido, Ticio Escobar, destacado intelectual de nuestro país, posteó cuanto sigue: “Espero que el centenario de nacimiento antes que prestarse a un festival de banalidades sirva de ocasión a la apertura de una compleja escena de reflexiones acerca de los vínculos entre escritura, dictadura e historia y los alcances del compromiso social y político del escritor. Temas centrales de la preocupación de Roa, además de la educación y la formación estética y ética de las nuevas generaciones. Hacer conocer su gigantesca obra no es solo divulgarla sino promover su lectura y su interpretación en situaciones respetuosas del tiempo histórico: El que pasó, el que vivimos y el que vendrá. Significa pues promover su lectura comprometida con el arte, la sociedad y sus diversos contextos” Casi en el mismo sentido, se expresó el periodista Antonio V. Pecci, en su artículo titulado: “Roa Bastos, el intelectual y la tenaz lucha por la libertad” publicado en el Correo Semanal del Diario Ultima Hora del día sábado 4 de febrero de 2017.  Según Antonio V. Pecci, Roa Bastos ya tenía una actitud crítica hacia el poder, contra la dictadura de Higinio Morínigo en 1946, desde su posición de periodista  del Diario “El País” La revolución del 47 le llevó al exilio por muchos años. Otra vez fue expulsado por la dictadura en 1982, cuando realizaba una corta visita. Fue tirado en Clorinda sin pasaporte, sin dinero. El hecho tuvo trascendencia internacional.  Antonio V. Pecci relata además que Roa organizó en 1985 en Madrid,  España,  un gran encuentro de todas las fuerzas del exilio y del interior de Paraguay. Más de 40 representantes se reunieron durante tres días para debatir la situación política, social y económica y las perspectivas de un trabajo unido para lograr una transición no violenta. Este encuentro tuvo impacto internacional y sirvió para difundir la represión y la corrupción que reinaban en el Paraguay. Finalmente, nuestro periodista, cita las palabras de Roa Bastos, con las que explicó la razón de su retorno: “Entendí que debía integrarme a la lucha en un momento de transición para Paraguay y que uniendo mis fuerzas al resto, podía hacer algo. En toda la región tan rica en posibilidades donde existe una fuerza vital enorme y la necesidad de recuperación de todo lo que se ha perdido en tantos años de injurias, dominación y vejámenes” No importará demasiado al final lo que se haga o se deje de hacer, Roa Bastos, como hombre de lucha y como intelectual, comprometió todo su esfuerzo y su entrega al país que amó profundamente.  Ya nadie podrá disputarle el mérito de haber sido uno de los más importantes escritores latinoamericanos del siglo 20. Su nombre por siempre ya será inmortal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MORIR EN LA PAVADA

MORIR EN LA PAVADA.
Este cuento utilizó el sacerdote en su homilía de este domingo. No citó ninguna fuente pero me pareció interesante como tema de reflexión y heme aquí intentando recordar los detalles del mismo. Un hombre que vivía cerca de una montaña había encontrado en la parte más alta de la misma un huevo. Este era más grande que el de la gallina, y más pequeño que el del avestruz. No podía serlo porque cómo harían la gallina y el avestruz para subirse hasta la cima, pensó. Lo trajo a su casa y como estaba empollando una pava lo puso en su nido. Nacieron las pavitas y entre ellas había una  que parecía más grande y con algunos rasgos y pelos diferentes. Mamá pava cuidaba de todas ellas. Las pavitas crecían comiendo lombrices y frutitas silvestres. Cuando ya estaban crecidos los pavos, el granjero se dio cuenta que aquel huevo que trajo de la montaña era el de un cóndor. Sin embargo este pavo- cóndor seguía comportándose como los otros pavos. Un día que éste vio pasar un cóndor v…

EL TRIENIO DE LA JUVENTUD

TRIENIO DE LA JUVENTUD

La Iglesia católica en Paraguay lanza en las festividades de la Virgen de Caacupé el Trienio de la juventud, tres años a ser dedicados a los jóvenes de este país. Es una iniciativa interesante a la que hay que augurar toda clase de éxitos porque el país y los jóvenes viven un momento importante de la historia nacional.  Desde hace más de un año los jóvenes estudiantes secundarios  están lanzados a denunciar la corrupción reinante en las instituciones educativas, la malversación escandalosa de los recursos cuantiosos del FONACIDE (Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo) ante la mirada impasible y despreocupada de autoridades nacionales y municipales y de la ciudadanía en general que no ha reaccionado ni siquiera ante el paisaje de locales educativos cayéndose a pedazos.  En la Universidad Nacional de Asunción, la más importante del país, la lucha del “UNAnotecalles” sigue pendiente y en zozobra porque la fortificada estructura de la corrupción se auto de…

RETROCESO DEL TIEMPO

RETROCESO DEL TIEMPO

El terrible bombardeo de los medios de comunicación de las ofertas y del consumismo distrae y desvía la atención ciudadana de uno de los hechos más graves de la confrontación política del momento: El veto total por parte del Poder Ejecutivo de la Ley del Presupuesto General de la Nación sancionado por el Parlamento Nacional. Se intentó negociar con la Presidencia de la República para sustituir el veto total por un veto parcial y evitar esta situación sin precedente desde la vigencia de la Constitución Nacional de 1992, pero las posiciones ya estaban muy radicalizadas. Se intentó dejar sin quórum las sesiones convocadas en el Congreso, pero en la Cámara de Diputados, legisladores liberales supuestamente de la oposición facilitaron la aprobación del veto presidencial.  En esta confrontación, la incertidumbre proviene de los “legisladores comodines”  Aparentemente al Poder Ejecutivo le molestaron las disposiciones de control y limitación del margen del endeudamiento p…