Ir al contenido principal

DROGA Y DESESPERACIÓN

DROGA Y DESESPERACIÓN


La irresponsabilidad del Estado frente al consumo de drogas por parte de los jóvenes y niños de este país tiene doble dimensión: Por una parte demuestra la ineficiencia y la incapacidad en el control de la distribución y el consumo de los estupefacientes y por otra, la falta total de atención a los jóvenes drogadictos. No se maneja estadísticas de cuánto ha crecido el consumo y la tendencia de la sociedad y de los medios de prensa es promover la  condena a los adictos que terminan en la delincuencia, a las peores penas carcelarias, sin importar que sean inhumanas y miserables y sin analizar ni debatir las causas reales de este terrible flagelo. El tránsito y el tráfico de las drogas siguen teniendo a Paraguay como un importante puente de distribución y reenvío. El clima es propicio debido a la alta corrupción política y policial.  El caso denunciado por una madre en uno de los canales de televisión abierta en estos días, describe fehacientemente y con todo dramatismo la penosa situación a que se enfrenta una familia que llega a tener un hijo adicto a las drogas. Comenzó a los 14 años – dice la madre denunciante - y desde entonces ha dejado sus estudios y deambula por las calles sin paradero fijo.  Es el típico caso, se inicia en el grupo de amigos que facilita la droga en una primera etapa, hasta que se vuelve adicto y entonces se enfrenta al problema de conseguir las dosis que necesita. Pide dinero a su familia, lleva y vende algunos objetos de la casa paterna y finalmente se les obliga a convertirse en un distribuidor más. La señora madre cuenta que algunas veces su hijo regresa después de tres días de ausencia, en forma casi clandestina en horas de la noche, come todo lo que encuentra y vuelve a la calle. En otras ocasiones se acerca a la madre para pedirle que le ayude a salir de este estado porque se siente mal y se desespera. Los padres han contratado médicos y sipcólogos, pero sin resultado porque es casi imposible que el adicto siga su tratamiento. Cuentan que ya han gastado todo el pequeño ahorro de la familia y no saben a dónde ni a quién recurrir. Preguntando, preguntando, por fin le dieron un teléfono de un Centro de Asistencia privado. Le contestaron que por lo menos se tiene que abonar unos nueve millones y medio de guaraníes para el tratamiento por adelantado,  equivalente a unos 1.800 dólares más o menos, una fortuna para una familia pobre y empobrecida.  Este es el caso de una familia que quiere ayudar a un hijo al que nunca le ha cerrado las puertas de la casa. Eso es bueno y digno de ser destacado. Nunca hay que cerrar las puertas y todas las veces que vuelve a la casa un hijo o una hija con dificultades,  se le debe tratar con cariño y comprensión.  El no tener un lugar para refugiarse aumenta terriblemente la desazón y la desesperación. Hay familias que expulsan a sus hijos drogadictos, otras que piden incluso a la policía que los detengan porque ya no los pueden soportar.  Pero ya no es tiempo de simples lamentaciones. Las organizaciones sociales y juveniles, las iglesias y toda la sociedad, deben reclamar al Estado esta grave falta de atención a la salud de numerosos jóvenes del país, que cada vez aumentan más y terminan por acrecentar el oleaje de la delincuencia. Aparte de solicitar que se extreme el combate de la grave corrupción política y policial en la provisión y distribución de las drogas, hay que emprender también grandes campañas por construir locales para centros de rehabilitación que se requiere a esta altura en todo el país.  No se les puede simplemente enviarles a las cárceles para que mueran o salgan peores. Esta situación implica una gran hipocresía y una tremenda injusticia.  Esta es una gran cruzada que reclama la participación de todos los compatriotas de adentro y de afuera.  Si se fracasa en esta campaña la cosecha será terrible y nefasta. El costo final de alguna manera nos alcanzará a todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MORIR EN LA PAVADA

MORIR EN LA PAVADA.
Este cuento utilizó el sacerdote en su homilía de este domingo. No citó ninguna fuente pero me pareció interesante como tema de reflexión y heme aquí intentando recordar los detalles del mismo. Un hombre que vivía cerca de una montaña había encontrado en la parte más alta de la misma un huevo. Este era más grande que el de la gallina, y más pequeño que el del avestruz. No podía serlo porque cómo harían la gallina y el avestruz para subirse hasta la cima, pensó. Lo trajo a su casa y como estaba empollando una pava lo puso en su nido. Nacieron las pavitas y entre ellas había una  que parecía más grande y con algunos rasgos y pelos diferentes. Mamá pava cuidaba de todas ellas. Las pavitas crecían comiendo lombrices y frutitas silvestres. Cuando ya estaban crecidos los pavos, el granjero se dio cuenta que aquel huevo que trajo de la montaña era el de un cóndor. Sin embargo este pavo- cóndor seguía comportándose como los otros pavos. Un día que éste vio pasar un cóndor v…

BLINDAJE INCONSTITUCIONAL

BLINDAJE INCONSTITUCIONAL.
Al parecer cundió el pánico entre los parlamentarios de nuestro país a raíz de la pérdida de investidura del Senador Oscar González Daher del Partido Colorado,que se constituyó así en el primer caso en todo este tiempo de vigencia de la Constitución Nacional de 1992. La ciudadanía había celebrado con entusiasmo y esperanza este hecho teniendo en cuenta la preponderancia del poder legislativo con respecto a los demás poderes. En efecto, el Parlamento puede destituir al Presidente de la República y a miembros de la Corte Suprema de Justicia, por la vía del juicio político, pero sus miembros, muchos de ellos con imputaciones y procesos judiciales, se vienen manteniendo seguros y campantes, utilizando toda clase de influencia política y las interminables chicanas para impedir ser enjuiciados y condenados. Muchos de ellos figuran de nuevo en la lista de candidatos y con grandes posibilidades de ser reelectos. Como en nuestra Constitución no figura la revocatoria …

EL PAÍS DE LOS VOTOS PERDIDOS

EL PAÍS DE LOS VOTOS PERDIDOS.
Esta expresión corresponde al periodista y escritor Andrés Colmán Gutiérrez quién en su comentario sobre las últimas elecciones nacionales dijo haber confirmado que su voto por una de las opciones parlamentarias, no apareció en el acta de resultado ¿Fue un hecho casual? ¿Un error material previsible? No. No fue casual y mucho menos un caso único. Miles de electores denunciaron lo mismo. La tecnología, en este caso, se constituyó en prueba fehaciente de esta irregularidad. Todas las actas de todas las mesas fueron elevadas a la página Web de la Justicia Electoral. Cualquier elector de cualquier punto del país puede comprobar si los datos que figuran en el acta electoral de su mesa registran todos los votos depositados en la misma. ¿Qué habrá pasado con los votos extraviados? ¿Simplemente se les hizo desaparecer o fueron utilizados para incrementar los votos de otras candidaturas? En estos días se completó el juzgamiento en primera instancia de las actas …