Ir al contenido principal

EL PAÍS DE LOS VOTOS PERDIDOS


EL PAÍS DE LOS VOTOS PERDIDOS.

Esta expresión corresponde al periodista y escritor Andrés Colmán Gutiérrez quién en su comentario sobre las últimas elecciones nacionales dijo haber confirmado que su voto por una de las opciones parlamentarias, no apareció en el acta de resultado ¿Fue un hecho casual? ¿Un error material previsible? No. No fue casual y mucho menos un caso único. Miles de electores denunciaron lo mismo. La tecnología, en este caso, se constituyó en prueba fehaciente de esta irregularidad. Todas las actas de todas las mesas fueron elevadas a la página Web de la Justicia Electoral. Cualquier elector de cualquier punto del país puede comprobar si los datos que figuran en el acta electoral de su mesa registran todos los votos depositados en la misma. ¿Qué habrá pasado con los votos extraviados? ¿Simplemente se les hizo desaparecer o fueron utilizados para incrementar los votos de otras candidaturas? En estos días se completó el juzgamiento en primera instancia de las actas electorales y pasará el juicio a cargo de los tres altos miembros de la Justicia Electoral que analizarán las impugnaciones y reclamaciones y darán sus veredictos sobre el resultado final de las elecciones nacionales del 22 de abril de 1918. En la etapa de juzgamiento de las actas electorales ya no se espera variaciones importantes con relación a los números adelantados por el TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares). Aún así más 1000 actas fueron impugnadas por errores de sumas, por borrones, por presentar caligrafías sospechosamente similares. Estos hechos ya poco incidirán en los resultados finales. Técnicos de la Justicia Electoral defienden el valor del TREP al que considera una fortaleza del sistema electoral paraguayo, pero reconocen que la debilidad está en las mesas electorales. Una vez redactadas y firmadas las actas se constituyen en documentos fehacientes de resultados. Ya no se puede demostrar la falsedad de las mismas, porque no se conservan los boletines de votos.  Con las actas electorales desapareció cualquier cantidad de votos, especialmente de los partidos minoritarios. Y llamativamente ningún movimiento de izquierda pudo acceder a los cargos electivos.  ¿Implica esto que se aplicó un sistema selectivo de eliminación de votos?  Es posible. Alguna de las candidaturas, como la que proponía como Senador a un ganadero obtuvo muy buen resultado. El Frente Guazú pudo conservar e incluso aumentar con un miembro más su nómina de senadores, porque consiguió defender parte de los votos de su electorado. Lo mismo ocurrió con el Partido Democrático Popular y el Encuentro Nacional. Hubo fraude en las mesas electorales. ¿Qué porcentaje representan los votos perdidos?  A esta altura ya es imposible estimarlo. El Tribunal Superior de Justicia Electoral no puede lavarse las manos respecto a lo que ocurrió en las mesas electorales. No puede simplemente afirmar que a ese nivel no interviene la Justicia Electoral.  En estas condiciones es imposible evitar la seria sospecha de que estas elecciones arrojaron resultados fraudulentos. Pero lo que más lastima es el deseo de justificar estas deficiencias de parte de los partidarios del oficialismo. “Se plaguean porque perdieron” dicen. “Siempre hubo fraude” afirman otros. El fraude le resta legitimidad a todos los elegidos. Si hay fraude nadie gana porque perdemos todos. Es importante que se tome conciencia de esta grave debilidad del sistema electoral y se encare de inmediato los cambios necesarios.  Si no se promueve los cambios necesarios, se dará lugar a la sospecha de la falta de interés y honestidad de nuestra clase política, de que la misma prefiere chapotear en el fango del juego sucio sin importar el daño que se pueda causar a la convivencia democrática del país. La desaparición de los votos ciudadanos es una dolorosa burla que nunca debería repetirse. Duele profundamente que Paraguay sea calificado, como el “País de los votos perdidos”   

Comentarios

Entradas populares de este blog

MORIR EN LA PAVADA

MORIR EN LA PAVADA.
Este cuento utilizó el sacerdote en su homilía de este domingo. No citó ninguna fuente pero me pareció interesante como tema de reflexión y heme aquí intentando recordar los detalles del mismo. Un hombre que vivía cerca de una montaña había encontrado en la parte más alta de la misma un huevo. Este era más grande que el de la gallina, y más pequeño que el del avestruz. No podía serlo porque cómo harían la gallina y el avestruz para subirse hasta la cima, pensó. Lo trajo a su casa y como estaba empollando una pava lo puso en su nido. Nacieron las pavitas y entre ellas había una  que parecía más grande y con algunos rasgos y pelos diferentes. Mamá pava cuidaba de todas ellas. Las pavitas crecían comiendo lombrices y frutitas silvestres. Cuando ya estaban crecidos los pavos, el granjero se dio cuenta que aquel huevo que trajo de la montaña era el de un cóndor. Sin embargo este pavo- cóndor seguía comportándose como los otros pavos. Un día que éste vio pasar un cóndor v…

LA PATRIA SOBERANA

LA PATRIA SOBERANA
Tanta ha sido la traición, la mentira, la dominación y el abuso de una caterva política que tiene sometido a nuestro país hasta un límite no imaginable de frustración, robo y desidia que por la fuerza de su erosión ya no se pudo mantener oculto y la reacción del hartazgo se tradujo últimamente en manifestaciones ciudadanas en reclamo de dignidad y justicia.¿Hasta qué punto los usurpadores del poder político y económico han envilecido la causade la soberanía popular? Tenían que servir al país, a la nación y a toda la gente que habita esta tierra. Son mandatarios, encargados de gestionar el bien común de la población, hacerse cargo de la administración de la justicia, del cuidado de la salud, de la educación y el bienestar de todos. Traicionaron sus funciones y responsabilidades y en vez de servir se sirvieron a sí mismos, creando superpoderes clandestinos protegidos y amparados por el autoblindaje dentro de un plan perverso de complicidad e impunidad.Pero la patria …