Ir al contenido principal

LA MAGIA QUE CONLLEVA HIPOCRESÍA

LA MAGIA QUE CONLLEVA HIPOCRESÍA


De manera casi brutal se le ha arrebatado a millares de niños de todas partes, el sueño y la magia del Día de los Reyes Magos. Ya casi no se escribe cartas y muy pocos permanecen en desvelo subyugados por la esperanza de que al amanecer unos seres bondadosos llegarán a sus ventanas portando el regalo que habían solicitado. La fiesta de los Reyes Magos, ha concluido. Una vez más el aspecto comercial se ha impuesto. La noche antes, las grandes avenidas de los centros comerciales fueron pobladas de millares de padres deseosos de adquirir un presente para sus niños. Y en gran medida, por un día la alegría consiguió instalarse en los hogares. Claro, no en todos los hogares, ni en todas las comunidades. ¿Valió la pena dejarse involucrar por la presión comercial? Es importante en este punto  reflexionar un poco más ¿De qué manera este gesto hacia los niños será beneficioso para sus vidas? ¿Qué valores serán puestos de relieve en la relación de los niños entre sí, y de éstos con sus padres? Será la envidia o el espíritu de competencia lo predominante al plantearse la comparación de quién o  quiénes consiguieron los objetos de más valor económico. ¿Se les inculcará la importancia de compartir el juego con los demás familiares o amigos de la escuela o del  barrio?  ¿Se les hará pensar que muchos otros niños no podrán recibir sus regalos de reyes? ¿Se acordarán los padres de que más que el juguete lo que importa es compartir esos juegos con sus hijos e hijas? Los juegos por más sofisticados que sean nunca suplirán la ausencia de los padres. La ausencia y el abandono constituyen una grave falta que se multiplicará, si además de ello, se les arrebata a los niños el fuego de la magia, la inocencia y la imaginación.  Pero, mientras tanto,  los medios de comunicación seguirán con sus letanías, aturdiendo e impidiendo que nadie se acuerde de otros niños que no solo carecen de regalos para ese día sino de alimentos básicos, de abrigos y de techos. Que deambulan y duermen en las calles. Que no concilian el sueño porque tienen hambre. Que son víctimas de explotadores que se benefician hasta de sus exiguas propinas. Que les sacan hasta lo que no tienen y los someten a vejámenes y humillaciones. Eso pasa casi con todos los niños indígenas y con los niños  arrojados a las calles por la pobreza extrema. A la sociedad ni al Estado no les importa esas vidas. No forman parte de las prioridades sociales o políticas. Hay niños que desde la escuela están siendo esclavizados por la maldición de las drogas y se carece de centros de recuperación para los mismos. Las cárceles están llenas de drogadictos y pequeños vendedores. Los grandes proveedores o son políticos o tienen protección política y operan impunemente. A pesar de esta realidad que contrasta dolorosamente, no se puede dejar de reconocer como valiosas las iniciativas de los padres y de numerosas entidades que se empeñaron en proporcionar un día de alegría a los niños. Ojalá que no sea la alegría de un solo día. Pero no se puede intentar tapar al sol con los dedos de la mano y desconocer que, mientras tengamos muchos otros niños  abandonados y marginados, la magia de los festejos de los Reyes Mago, seguirá teniendo un doloroso componente de hipocresía.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

MORIR EN LA PAVADA

MORIR EN LA PAVADA.
Este cuento utilizó el sacerdote en su homilía de este domingo. No citó ninguna fuente pero me pareció interesante como tema de reflexión y heme aquí intentando recordar los detalles del mismo. Un hombre que vivía cerca de una montaña había encontrado en la parte más alta de la misma un huevo. Este era más grande que el de la gallina, y más pequeño que el del avestruz. No podía serlo porque cómo harían la gallina y el avestruz para subirse hasta la cima, pensó. Lo trajo a su casa y como estaba empollando una pava lo puso en su nido. Nacieron las pavitas y entre ellas había una  que parecía más grande y con algunos rasgos y pelos diferentes. Mamá pava cuidaba de todas ellas. Las pavitas crecían comiendo lombrices y frutitas silvestres. Cuando ya estaban crecidos los pavos, el granjero se dio cuenta que aquel huevo que trajo de la montaña era el de un cóndor. Sin embargo este pavo- cóndor seguía comportándose como los otros pavos. Un día que éste vio pasar un cóndor v…

EL CACHIA-I

EL CACHIA-I

Esta es una palabra del idioma guaraní que se utiliza como calificativo pero muy difícil de ser traducida porque tiene una gran variedad de significados y connotaciones.  Entre los guaraní hablantes cuando este calificativo se le aplica a alguien de inmediato se entiende a  qué clase de persona se está refiriendo.  Puede ser una persona poco seria, informal, de mal gusto e irresponsable que no se preocupa mucho de si lo que dice o afirma puede dañar o no a alguien. Puede ser también un buen bromista que resulta agradable porque sabe contar los chistes, usa bien el tono jocoso y que siempre en las reuniones concita un grupo de seguidores.  Por eso que este calificativo no siempre es del todo despectivo. Pero por lo común este concepto se le atribuye al que no respeta, que no mide las consecuencias de sus palabras y afirmaciones, que no hace las cosas en forma, que quiere congraciarse sin tener ninguna gracia, que no es confiable y por todo ello se lo margina, se lo evita. “P…

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL
Nuestro país, siendo uno de los más beneficiados en materia de recursos hídricos, es probable que sea también por contrapartida, uno de los más irresponsables en el cuidado de esta riqueza natural tan importante. El acelerado proceso de contaminación de ríos, lagos, arroyos, y otras fuentes acuíferas  está arriesgando la provisión adecuada del agua potable  a la población.  La Secretaría del Ambiente (SEAM) ha denunciado en estos días que más de 18 empresas distribuidoras de agua no cuentan con registros ni certificados de desinfección y que en esas condiciones están poniendo en riesgo la salud de alrededor de 1.800.000 personas.  Señala como sumamente grave, que el Acuífero Patiño esté altamente contaminado.  Este caudal hídrico abarca una zona de 1.173 km2 de extensión que incluye en su territorio la ciudad de Asunción,  la zona del Departamento Central y el Departamento de Paraguarí. Es muy vulnerable a la contaminación, debido a la falta de alcantarillado …