Ir al contenido principal

QUE DESAPAREZCAN LOS POBRES

QUE DESAPAREZCAN LOS POBRES


Es un título terrible. ¿Es una orden o una sugerencia? Sigue siendo igualmente terrible. El que lo indique o sugiera tendrá que ser imputado y enjuiciado por promover la violencia, por terrorismo o por lo que sea. Es posible que nadie lo acepte en su exposición abierta de manera tan categórica, pero eso es lo que predica nuestra sociedad con total hipocresía. ¿A quién importa que niños indígenas estén muriendo de hambre o por falta de medicamento? Eso ya se sabe pero no hay que exagerar, te dirán algunos. Otros te dirán, bueno eso no es problema nuestro, es del gobierno o del Estado. Lo importante es que no escandalicen, que desaparezcan de nuestras calles, que vayan al campo, que mueran en silencio.  Esa misma reacción se manifiesta con respecto a los “limpia vidrios” y trabajadores marginales. El debate se reabrió en estos días con el caso de un juez electoral que descendió de su vehículo para protagonizar un conato de violencia totalmente desigual con una señora a la que habría golpeado o que se habría golpeado, en una céntrica esquina de la ciudad capital. El hecho se difundió ampliamente y los debates no se hicieron esperar. “No se puede tolerar que en cada esquina seamos agredidos por los trabajadores informales que quieren prestarnos un servicio que no necesitamos y no aceptamos” Dicen unos. “No hay derecho, yo pago mis impuestos nacionales y municipales y nadie puede impedir que circule libremente por las calles” Dicen otros. Por de pronto hay una ordenanza municipal que prohíbe la presencia de estos trabajadores informales en las calles, de imposible cumplimiento, porque no es delito permanecer en las calles. Es delito la agresión, pero deberá ser denunciada para que la policía y la Fiscalía actúen. Muy pocos consideran que detrás de este problema hay una cuestión social de muy difícil solución.  ¿Es la pobreza extrema, es la falta de trabajo, es la drogadicción? ¿A quién compete la solución? ¿Al estado o a la comuna, o a ambos? Las políticas públicas carecen de recursos suficientes y además hay corrupciones de por medio. Es grave que en su gran mayoría los delincuentes sean jóvenes drogadictos, según lo reconoce la misma policía. Se les detiene a los micro-traficantes distribuidores, pero nunca a los grandes proveedores. ¿Quiénes son? ¿Quiénes les protegen? Los jóvenes drogadictos son enfermos que necesitan ser ayudados. Pero el estado no invierte en la creación de Centros de Rehabilitación y la cárcel y las prisiones no representan solución alguna. La inseguridad y la informalidad seguirán presentes en nuestra sociedad. En estas condiciones muchos de estos jóvenes están condenados a la muerte tempranera. Entendemos el reclamo ciudadano contra la inseguridad. Es un justo derecho ciudadano. ¿Pero será que basta con pagar los impuestos? ¿No tendríamos también alguna responsabilidad por el estado fallido que tenemos? Como lo afirma el Padre José Caravias, distinguido sacerdote salesiano, “la pobreza la creamos nosotros, tu y yo al votar por los corruptos” La vigencia de la injusticia social, la marginalidad y la discriminación pueden resultar una bomba de tiempo que en algún momento puede explotar contra nosotros.  Está bueno que se abra el debate sobre esta situación y se analice las causas reales de la pobreza extrema y así reconocer que esa situación implica una carga social que nos compete a todos. Es una fantasía y una irresponsabilidad simplista,  pretender esconder esta dura realidad con el simple expediente de la desaparición de los pobres de nuestras calles y avenidas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MORIR EN LA PAVADA

MORIR EN LA PAVADA.
Este cuento utilizó el sacerdote en su homilía de este domingo. No citó ninguna fuente pero me pareció interesante como tema de reflexión y heme aquí intentando recordar los detalles del mismo. Un hombre que vivía cerca de una montaña había encontrado en la parte más alta de la misma un huevo. Este era más grande que el de la gallina, y más pequeño que el del avestruz. No podía serlo porque cómo harían la gallina y el avestruz para subirse hasta la cima, pensó. Lo trajo a su casa y como estaba empollando una pava lo puso en su nido. Nacieron las pavitas y entre ellas había una  que parecía más grande y con algunos rasgos y pelos diferentes. Mamá pava cuidaba de todas ellas. Las pavitas crecían comiendo lombrices y frutitas silvestres. Cuando ya estaban crecidos los pavos, el granjero se dio cuenta que aquel huevo que trajo de la montaña era el de un cóndor. Sin embargo este pavo- cóndor seguía comportándose como los otros pavos. Un día que éste vio pasar un cóndor v…

EL CACHIA-I

EL CACHIA-I

Esta es una palabra del idioma guaraní que se utiliza como calificativo pero muy difícil de ser traducida porque tiene una gran variedad de significados y connotaciones.  Entre los guaraní hablantes cuando este calificativo se le aplica a alguien de inmediato se entiende a  qué clase de persona se está refiriendo.  Puede ser una persona poco seria, informal, de mal gusto e irresponsable que no se preocupa mucho de si lo que dice o afirma puede dañar o no a alguien. Puede ser también un buen bromista que resulta agradable porque sabe contar los chistes, usa bien el tono jocoso y que siempre en las reuniones concita un grupo de seguidores.  Por eso que este calificativo no siempre es del todo despectivo. Pero por lo común este concepto se le atribuye al que no respeta, que no mide las consecuencias de sus palabras y afirmaciones, que no hace las cosas en forma, que quiere congraciarse sin tener ninguna gracia, que no es confiable y por todo ello se lo margina, se lo evita. “P…

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL
Nuestro país, siendo uno de los más beneficiados en materia de recursos hídricos, es probable que sea también por contrapartida, uno de los más irresponsables en el cuidado de esta riqueza natural tan importante. El acelerado proceso de contaminación de ríos, lagos, arroyos, y otras fuentes acuíferas  está arriesgando la provisión adecuada del agua potable  a la población.  La Secretaría del Ambiente (SEAM) ha denunciado en estos días que más de 18 empresas distribuidoras de agua no cuentan con registros ni certificados de desinfección y que en esas condiciones están poniendo en riesgo la salud de alrededor de 1.800.000 personas.  Señala como sumamente grave, que el Acuífero Patiño esté altamente contaminado.  Este caudal hídrico abarca una zona de 1.173 km2 de extensión que incluye en su territorio la ciudad de Asunción,  la zona del Departamento Central y el Departamento de Paraguarí. Es muy vulnerable a la contaminación, debido a la falta de alcantarillado …