Ir al contenido principal

EL MALÓN NO SE DEJA ATRAPAR.


EL MALÓN NO SE DEJA ATRAPAR.

Atrapar a los malones de nuestro país no resulta nada fácil. En algún momento se pensaba que una serie de normas jurídicas terminaría por generar un sistema que haría cada vez más difícil eludir los controles tributarios permitiendo de esa manera la formalización de la economía.  Lo único que se  ha conseguido fue aumentar la burocracia administrativa pero la evasión impositiva  continua  muy alta, y la informalidad y la corrupción siguen firmes y ejecutoriadas.   Los intentos de cambios comenzaron durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos siguiendo con el de Fernando Lugo.  Con Nicanor el impuesto a la Renta sobre la utilidad de las empresas se redujo del 30% al 10% para que más empresas se inscribieran con lo que, supuestamente, la reducción sería recuperada.  Muy pocas nuevas empresas se inscribieron y la evasión siguió con los mismos porcentajes con el 10% establecido. Luego se creó el IVA (Impuesto al Valor Agregado). ¿Quiénes pagan finalmente? No los empresarios porque ellos descuentan sus IVA pagados de lo que tiene que abonar.  Pagan los consumidores finales, los pobres, que no tienen posibilidad de descontar nada.  El mayor ingreso impositivo proviene del Impuesto al Valor Agregado y lo pagan los trabajadores y consumidores finales, confirmando la grave injusticia del sistema tributario nacional.  No pero ahora viene el Impuesto a la Renta Personal y eso hará que se formalice la economía y que los que más ganan paguen más. Gran mentira. Los descuentos son siderales y discrecionales y los magnates terminan no pagando nada. Otra vez los pocos que pagan son los profesionales de la clase media.  Luego se aprobó la Ley contra el enriquecimiento ilícito y la gente decía esto es un gran avance.  A partir de ahora todos deberán demostrar cómo obtuvo cada centavo de los bienes que tienen. Mentira.  No se procesó casi a nadie, nadie fue condenado y medio país ha cometido este delito. Igual cosa ocurre con la Ley contra el lavado de dinero.  Los narcotraficantes, los contrabandistas, los evasores de impuestos lavan a mansalva el dinero mal habido de forma abierta y pública, y hasta ahora nadie fue condenado.  Los parlamentarios y funcionarios públicos no cumplen con la obligación de Declaración Jurada de sus bienes y no hay sanción. Tampoco hay sanción para más de 200 municipios y  varias gobernaciones que no rinden cuenta de la inmensa cantidad de dinero que reciben proveniente de los Royaltíes y el famoso FONACIDE,  con lo que se genera quizás el mayor robo de la historia. ¿Qué hace la Contraloría? ¿Qué hace la Fiscalía? ¿Qué dicen los jueces y magistrados del Poder Judicial? ¿Qué dicen los políticos? ¿Qué dice la prensa también comprometida y  cómplice de este gran desfalco? Nada. La fiesta sigue.  Y uno puede preguntarse si cuál es el secreto de los malones corruptos de este país?  Sencillo: El pacto político, el control político.  Dentro del pacto de la corrupción ellos se eligen y se protejen.  Eligen y controlan al Poder Judicial, nombra a los Fiscales que deben simular que los investigan. Crean nuevos municipios imposibles, impiden el control del financiamiento político y hacen que sus declaraciones juradas de bienes sigan siendo un secreto. Señores se debe parar este carnaval. La tendencia hacia el abismo no es ningún chiste. Se impone una gran reacción ética de la ciudadanía. El tiempo que se tiene para eso se va acortando muy aceleradamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MORIR EN LA PAVADA

MORIR EN LA PAVADA. Este cuento utilizó el sacerdote en su homilía de este domingo. No citó ninguna fuente pero me pareció interesante como tema de reflexión y heme aquí intentando recordar los detalles del mismo. Un hombre que vivía cerca de una montaña había encontrado en la parte más alta de la misma un huevo. Este era más grande que el de la gallina, y más pequeño que el del avestruz. No podía serlo porque cómo harían la gallina y el avestruz para subirse hasta la cima, pensó. Lo trajo a su casa y como estaba empollando una pava lo puso en su nido. Nacieron las pavitas y entre ellas había una  que parecía más grande y con algunos rasgos y pelos diferentes. Mamá pava cuidaba de todas ellas. Las pavitas crecían comiendo lombrices y frutitas silvestres. Cuando ya estaban crecidos los pavos, el granjero se dio cuenta que aquel huevo que trajo de la montaña era el de un cóndor. Sin embargo este pavo- cóndor seguía comportándose como los otros pavos. Un día que éste vio pasar un cón

MENTIR POR OMISIÓN

MENTIR POR OMISIÓN La mentira es una afirmación realizada por alguien que de antemano cree o sospecha que lo afirmado es falso en todo o en parte, esperando que su interlocutor le crea logrando así que la realidad se oculte en forma parcial o total. Mentir implica siempre un engaño intencionado y consciente.  Mentir por ello no es igual o equivalente al hecho de estar en un error. Estar en el error es tener un concepto equivocado o juicio falso, contrario a la verdad, de manera sincera y honesta. Todos estamos llamados por ello a estar siempre atentos para superar nuestras equivocaciones.  También hay que estar atento con respecto a las “medias verdades” que en general pueden resultar “mentiras enteras” En ese sentido se puede recordar que: “Un vaso medio vacío de vino es también un vaso medio lleno, pero una mentira a medias, de ningún modo es una media verdad” (Jean Cocteau) Hay muchas mentiras que se cometen por omisión.  En estos días www.abc.es/Sociedad   posteó la siguient

CUANDO EL DOLOR SUPERA LA ESPERANZA

CUANDO EL DOLOR SUPERA A LA ESPERANZA Por más fuerte y firme que sea la fe que profesa un creyente y devoto, éste puede sentirse en un momento dado, avasallado por la presión de su circunstancia personal y explotar en llanto.   Eso parece haber ocurrido en la misa   en el sexto día del novenario en honor a la Virgen de Caacupe. Fue durante la comunión y el Obispo celebrante se le acercó para alentarle. Culminada la celebración este feligrés, un campesino procedente de la localidad de Choré, Departamento de San Pedro, respondió al requerimiento de la prensa con toda serenidad. “No pude soportar” dijo. “Hace poco tiempo perdí a unos seres queridos,   y además siento dolor por   las grandes necesidades que sentimos en el campo.   No hay cambio y es muy triste que una madre tenga que mentir a sus hijos, cuando éstos sientan hambre” Dramático testimonio de este hermano campesino.   Es como si nos dijera que cada año venimos a Caacupé y la situación no cambia.   Nuestros Obispos reunid